Cuando la diáspora asiática cocina
Arte + cultura
/ 06.05.20

Texto por Anna Fux

Cocinar con mi madre lo puede todo. Puede ser el contexto de una sesión de terapia. Puede ser un ritual de autocuidados radical porque estamos preparando un regalo para nuestros cuerpos. Puede ser un viaje a casa de mi tía, sin pagar un vuelo muy caro de más de 10 horas. Y no es que pueda, es que inevitablemente me conecta con los olores de mi infancia.  Fragancias que servían como guarida; sabores que te hacían, por única vez al día, sentirte orgulloso de quién eres.

El cocinar es un momento en el que no hay diferentes opiniones,  porque coincidimos en que el resultado tiene que ser exquisito. Da igual cómo se llegue a esa meta. Mientras cocinamos, por un momento, se borran las diferencias generacionales. Ahora soy adulta y ambas cocinamos para la otra; ya no cocina ella para mí, ni yo todavía para ella.

Este dar y recibir también se encuentra en la creación de libros de cocina. Una herramienta muy poderosa con la que diferentes comunidades de la diáspora asiática consiguieron fusionar tradición con familia, hogares con costumbres, pero sobre todo pertenencia y orígenes.

Estos libros son más que la recopilación de ingredientes e instrucciones, en ellos se preservan reflexiones y experiencias de migraciones, reencuentros y procesos identitarios importantes. Pronto es el cumpleaños de mi madre y no me podría alegrar más que durante la búsqueda de un libro de cocina filipina que regalarle, naciera la siguiente lista:

I Am a Filipino: And This Is How We Cook
de Nicole Ponseca
La autora del libro reconoce en una entrevista la gran responsabilidad que implicaba publicar un libro con tal título. Más que una colección de recetas, es un retrato del país, cuyas más de 7000 islas y su historia de colonización dieron lugar a una cocina fusión mucho antes de que existiese ese concepto occidental.

Indian-ish
de Priya Krishna
Priya Krishna nos reafirma lo que toda la diáspora ya sabe: la cocina asiática es comida del día a día. Lo hace en su libro Indian-ish, en el que recoge las recetas familiares y relatos personales e íntimos de la autora, junto con ilustraciones de la reconocida artista pop Maria Qamar.

The Settler’s Cookbook: A Memoir Of Love,
Migration And Food

de Yasmin Alibhai-Brown
No debería sorprender que la hija de una familia que migró de la India al Reino Unido, pasando por Uganda, tenga mucho que contar. Lo que sí supera toda expectativa es, cómo consiguió que su libro de recetas sea, además de eso, una biografía de toda una comunidad diaspórica, narrando raza, derechos humanos y migración en un relato personal, honesto y de verbo afilado.

Stir-Frying to the Sky’s Edge : The Ultimate Guide to Mastery, with Authentic Recipes and Stories
de Grace Young
La antigua expresión «Un wok corre hasta el borde del cielo» hace referencia a que quien usa el wok deviene maestro del mundo de la cocina. Y devenir maestro del wok es también ser maestro del stir-fry (salteado), una de las más importantes técnicas de cocina china. Grace Young entrevistó algunos de los mejores chefs chinos para compilar sus historias y recetas; y cómo el salteado chino ha mantenido su cultura en lugares tan remotos como Francia, Estados Unidos o Jamaica.

Climbing the Mango Trees
de Madhur Jaffrey
Jaffrey, una de las más reconocidas autoras de libros de cocina india, recopila en esta novela sus recuerdos, siguiendo siempre un hilo conductor que es el reconocimiento de la comida para evocar memoria. El ingrediente sorpresa se encuentra al final del libro, donde encontramos una lista de más de treinta recetas de su infancia.

Recipes and Songs
de Razia Parveen
Este libro no contiene recetas, pero no podía no mencionarlo. En un marco de teoría literaria, la autora investiga fenómenos culturales como son la preparación de la comida y las canciones. De esta manera, se tocan temas tan intrínsicamente relacionados con ellos como son las voces que cantan, la genealogía, el tiempo y el espacio, la diáspora y cómo todo ello afecta a los análisis de comunidad.